Tasas de Referencia

Tasa de Interés Objetivo Banxico: 3.25%

La Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido mantener en 3.25 por ciento el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día.

La economía mundial continúa debilitándose ante la atonía del crecimiento de los países avanzados, una persistente desaceleración de los emergentes y un estancamiento del comercio mundial.

En Estados Unidos, el crecimiento del PIB disminuyó durante el cuarto trimestre, destacando la debilidad de su sector industrial y en especial de sus manufacturas, debido, entre otros factores, a la apreciación generalizada del dólar y a una menor demanda global. En cuanto a China, persiste la incertidumbre en torno a su fortaleza financiera, sus perspectivas de crecimiento y la eficacia de las políticas económicas adoptadas. Como reflejo en parte de la desaceleración en esta economía, de la caída en los precios de las materias primas y de un mayor restricción en las condiciones de financiamiento en los mercados internacionales, la gran mayoría de los países emergentes continuó registrando un crecimiento débil. En este contexto, no se puede descartar el riesgo de que las economías emergentes con mayores vulnerabilidades enfrenten un proceso desordenado de ajuste financiero. En suma, el balance de riesgos para el crecimiento y la inflación mundiales se deterioró respecto de la decisión anterior.

En el cuarto trimestre de 2015 la economía mexicana continuó mostrando un crecimiento sustentado en el comportamiento del consumo privado. Esto ha sido reflejo, en parte, de la evolución positiva del mercado laboral y de la baja inflación, lo cual ha producido incrementos en la masa salarial real. En cambio, las exportaciones manufactureras continuaron estancadas como reflejo, principalmente, de la debilidad en la actividad industrial estadounidense, mientras que la inversión fija bruta redujo su dinamismo. En consecuencia, se estima que el crecimiento de la actividad productiva en el cuarto trimestre de 2015 fue moderadamente inferior al observado en el trimestre previo.

En cuanto a la inflación general, ésta cerró 2015 en 2.13 por ciento, nivel mínimo histórico desde que se mide el INPC. En enero, la inflación anual mostró un repunte en la primera quincena a 2.48 por ciento, explicado en gran medida por el efecto previsto de base de comparación derivado de las reducciones en los precios de los servicios de telefonía que tuvieron lugar en enero de 2015, el cual fue en parte compensado por el impacto de la política de precios de los energéticos para 2016.

A pesar de que el escenario central sobre el comportamiento de la inflación para el corto y el mediano plazo es congruente con la consolidación de la convergencia de ésta al objetivo permanente de 3 por ciento, la Junta de Gobierno ha decidido mantener  el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, para ubicarla en 3.25 por ciento.

Es importante ver la evolución de la tasa de interés objetivo de Banxico en la siguiente tabla:

FechaTasa Objetivo BanxicoCambio
21/01/20087,50%-
20/06/20087,75%+0.25%
18/07/20088,00%+0.25%
15/08/20088,25%+0.25%
16/01/20097,75%-0.50%
20/02/20097,50%-0.25%
20/03/20096,75%-0.25%
17/04/20096,00%-0,75%
15/05/20095,25%-0,75%
19/06/20094,75%-0.50%
17/07/20094,50%-0.25%
08/03/20134,00%-0.50%
06/09/20133,75%-0.25%
25/10/20133,50%-0.25%
06/06/20143,00%-0.50%
17/12/20153.25%+0.25%

El mercado interbancario a un día comprende las operaciones que los bancos comerciales realizan cuando se prestan dinero entre ellos a plazos de un día.

En vista a prever la tasa objetivo, los bancos centrales hacen un análisis continuo de la evolución de los precios y de las perspectivas inflacionarias como apoyo en la conducción de su política monetaria.

Asimismo, dan seguimiento a los principales indicadores económicos como el entorno externo, el tipo de cambio; las remuneraciones, salarios, empleo y costos unitarios de la mano de obra; la oferta y demanda agregadas; etcétera.

Es importante destacar, que un banco central no puede controlar directamente la inflación ni las variables que la determinan. Sino, no existiría (¿o si?) inflación alguna. Sin embargo, los bancos centrales cuentan con instrumentos para afectar a un grupo de variables nominales con impacto en la inflación. Estas variables, conocidas como “objetivos operacionales”, comprenden a las tasas de interés de corto plazo y a los saldos de las cuentas corrientes de la banca en el banco central, entre otras.

La tasa objetivo es muy importante para la toma de decisiones empresariales y de inversión. Muchas variables no son controlables, pero esta tasa nos refiere a cómo se prevé que estarán dichas variables independientes de nuestro accionar.

Banxico eleva la tasa de interés en el 3.25%

La Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido aumentar en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 3.25%.

La Tasa Objetivo propuesta por el Banco de México es la meta establecida para la tasa de interés en operaciones de fondeo interbancario a un día.

La economía mundial se mantiene débil, destacando la pérdida de dinamismo en las economías emergentes y el crecimiento lento de la zona del euro y Japón. La actividad económica en Estados Unidos continúa expandiéndose, particularmente por la fortaleza de la demanda interna privada, a pesar de que la actividad industrial se encuentra deprimida debido, entre otros factores, a la apreciación generalizada del dólar y a una menor demanda global.

La inflación se mantiene en niveles bajos como reflejo de la evolución de los precios de la energía y de la apreciación del dólar. Sin embargo, la Reserva Federal espera que la inflación aumente a niveles cercanos a su meta en los siguientes dos años. En este entorno, dicha institución recién incrementó su tasa de política monetaria, como era ampliamente esperado, y señaló que los incrementos subsecuentes serán graduales y continuarán dependiendo de la evolución observada y esperada del mercado laboral y de la inflación. En China se ha incrementado la expectativa de estímulos monetarios adicionales, mientras que en algunas otras economías emergentes las posturas de política monetaria se han restringido ante claras presiones inflacionarias. Incluso, no se puede descartar el riesgo de que las economías emergentes con mayores vulnerabilidades macroeconómicas enfrenten un proceso desordenado de ajuste financiero. En suma, el balance de riesgos para el crecimiento de la economía mundial y la inflación se mantienen sin cambio.

La economía mexicana registró en el tercer trimestre del año un crecimiento mayor a lo previsto y por encima de lo observado en la primera mitad del año. Se anticipa que tanto la inflación general como la subyacente cierren 2015 en aproximadamente 2%

Banxico mantiene la tasa de interés en el 3%

(Desde 6 de junio de 2014 hasta el 17 diciembre 2015)

La actividad económica en México continúa mostrando un crecimiento moderado.

Las exportaciones han perdido dinamismo, dada la desaceleración de la demanda externa, los deprimidos precios del petróleo y la reducción de la plataforma de producción. Por su parte, la inversión ha mantenido un crecimiento bajo.

Sin embargo, el consumo se ha fortalecido, apoyado por el mayor empleo, el incremento tanto en las remesas como en el financiamiento bancario y los bajos niveles de inflación. Aun así, prevalecen condiciones de holgura en la economía en su conjunto y en el mercado laboral, por lo que no se anticipan presiones generalizadas sobre los precios provenientes de la demanda agregada, ni de los mercados de insumos.

Se considera que el balance de riesgos para el crecimiento se deterioró respecto de la decisión previa de política monetaria.

La inflación ha mantenido su tendencia a la baja, alcanzando niveles mínimos históricos.

A este resultado contribuyeron la postura de la política monetaria, la holgura en la economía y los efectos directos e indirectos que sobre los precios al consumidor han tenido las reducciones en los precios de los insumos de uso generalizado, tales como los energéticos, algunas materias primas y los servicios de telecomunicaciones. Hasta ahora, el cambio en precios relativos derivado de la depreciación del tipo de cambio real se está dando de manera ordenada y gradual.

Los precios de las mercancías, en particular de los bienes durables, han continuado aumentando pausadamente, al tiempo que no se han observado efectos de segundo orden derivados del ajuste de la cotización de la moneda nacional.

Como reflejo de lo anterior, las expectativas para la inflación general y subyacente al cierre de 2015 continúan disminuyendo a niveles por debajo de 3 por ciento, mientras que las correspondientes al cierre de 2016 permanecen alrededor de 3.4 por ciento. Por su parte, las expectativas de inflación implícitas en instrumentos de mercado para horizontes de largo plazo continúan ancladas muy cerca de 3 por ciento.

Teniendo en consideración las condiciones de holgura previstas para la economía en los siguientes meses, se anticipa que tanto la inflación general como la subyacente se mantengan por debajo de 3 por ciento durante el resto del año.

Para 2016, se estima que ambas medidas de inflación observen un incremento, ubicándose en niveles cercanos a 3 por ciento. Lo anterior reflejaría la reversión de algunos choques de oferta favorables que tuvieron lugar en 2015 y el impacto de la depreciación del tipo de cambio en los precios de algunos bienes, más no un deterioro generalizado de la dinámica de formación de precios.

Esta previsión está sujeta a riesgos. Al alza, que ante un nuevo deterioro de las condiciones en los mercados financieros internacionales el peso retome una tendencia hacia la depreciación que se podría trasladar a la dinámica de formación de precios, sobre todo de los bienes no comerciables. A la baja, que la actividad económica en el país tenga un dinamismo menor al previsto, que continúen registrándos reducciones en los precios de los servicios de telecomunicaciones y de algunos energéticos, así como que la cotización de la moneda nacional revierta parte de la depreciación que acumuló en los meses previos.

Se estima que el balance de riesgos para la inflación se mantiene sin cambio respecto de la reunión anterior de política monetaria.

Considerando lo expuesto, la Junta de Gobierno ha decidido mantener en 3 por ciento el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, en virtud de que estima que la postura monetaria vigente es conducente a afianzar la convergencia de la inflación a la meta permanente de 3 por ciento.

Las condiciones de la economía siguen mostrando debilidad, la inflación general ha continuado descendiendo y se espera que se mantenga por debajo del objetivo durante 2015, la inflación subyacente ha permanecido por debajo de 3 por ciento y las expectativas de inflación están bien ancladas, a pesar de la depreciación de la moneda nacional.

Banxico baja la tasa de interés al 3%

(6 de junio de 2014)

De manera inesperada por los especialistas, la Junta de Gobierno del Banco de México ha tomado la decisión de volver a reducir en 50 puntos base la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 3%.

Esta decisión ha sido tomada en base a que la economía mundial se moderó durante el primer trimestre del año. Por su parte, Estados Unidos ha mostrado una baja en la actividad económica por lo que se tenía previsto para ese periodo. Por su parte, la inflación y las expectativas sobre ella se han mantenido en niveles bajos.

Por otra parte, hemos visto una mejoría en los mercados financieros internacionales reflejándose en la reducción de diversas primas de riesgo y la intensificación de los flujos de capital hacia gran parte de las economías emergentes.

Se han observado disminuciones en las tasas de interés de mayor plazo y apreciaciones cambiarias en muchas de estas economías, incluida la mexicana.

Por el lado mexicano, pudimos observar que el bajo ritmo de crecimiento que la actividad económica registró en el último trimestre de 2013 persistió durante los primeros tres meses de 2014, con lo cual se observó un dinamismo menor al que se previó en el más reciente Informe Trimestral.

Así, la evolución reciente y anticipada de la actividad económica han dado lugar a una ampliación en el grado de holgura que prevalecerá en la economía. En suma, se considera que existen riesgos a la baja para el crecimiento de la actividad económica y no se perciben presiones sobre la inflación derivadas del comportamiento esperado de la demanda agregada en el horizonte en el que opera la política monetaria.

En este entorno de debilidad de la actividad económica, la inflación ha continuado disminuyendo para ubicarse recientemente alrededor de 3.5 por ciento. Tal como se tenía previsto, la inflación subyacente anual ha regresado a niveles cercanos a 3 por ciento.

Así, los cambios en precios relativos que se presentaron a finales de 2013 y principios de 2014, incluyendo los derivados de las medidas tributarias, no tuvieron efectos de segundo orden sobre el proceso de determinación de precios en la economía. Como reflejo de lo anterior, las expectativas de inflación de mediano y largo plazo se han mantenido estables y las correspondientes a 2014 han disminuido, situándose claramente por debajo de 4%. Se considera que el balance de riesgos asociado a la inflación ha presentado una mejoría respecto a la decisión anterior.

En el entorno descrito, la Junta de Gobierno ha decidido disminuir en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en virtud de que, dado el mayor margen de holgura en la economía, se estima factible la convergencia eficiente de la inflación al 3% con una tasa de interés de referencia menor.

Banxico baja la tasa de interés al 3.50%

(25 de octubre de 2013)

Nuevamente tenemos noticias del Banco de México (Banxico) que ha efectuado el recorte la tasa de interés en 0.25 puntos porcentuales, dejándola en 3.50%.

La baja en la tasa de referencia se producirá a consecuencia del comportamiento favorable de la inflación y a la debilidad de la economía, anticiparon grupos financieros.

Según expresa el documento del Banxico, la economía mundial ha continuado mostrando un crecimiento débil. Por su parte, el país vecino del norte, Estados Unidos, mostró una expansión de la actividad económica moderada con un menor dinamismo de la demanda interna privada. Ante ello, y teniendo en consideración la incertidumbre en torno a la discusión fiscal, la Reserva Federal mantuvo sin cambio su ritmo de compras de activos en septiembre y señaló que esperará a contar con mayor evidencia respecto a la mejoría de la economía y del mercado laboral antes de ajustar el ritmo de las referidas compras.

A pesar de ello, se anticipa que en los siguientes meses los mercados financieros continúen viéndose afectados por la incertidumbre asociada a las discusiones en torno a las políticas fiscal y monetaria en Estados Unidos.

Por su parte, la zona del euro mantiene índices de perspectivas de negocios y de confianza de los hogares apuntan a una ligera recuperación de la economía.

La actividad económica en México registró una fuerte desaceleración en el primer trimestre y una contracción en el segundo. Ahora bien, algunos indicadores sugieren que la economía comenzó a mostrar una incipiente recuperación en el tercer trimestre del año.

En cuanto a la inflación general en la primera quincena de octubre fue 3.27%, con lo cual se ha ubicado por debajo de 3.5 por ciento desde julio de 2013. Dicho comportamiento obedece, en parte, a que el componente de inflación subyacente se ha mantenido por ya varios meses alrededor de 2.5 por ciento, cerca de sus mínimos históricos.

Teniendo en consideración el entorno descrito, la Junta de Gobierno ha decidido disminuir el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en 25 puntos base para ubicarla en 3.50 por ciento. 

Banxico baja la tasa de interés al 3.75%

(6 de septiembre de 2013)

Nuevamente tenemos noticias del Banco de México, dado que su Junta de Gobierno ha determinado que debe disminuir en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 3.75%.

En concreto, apunta a un cambio en la economía mundial que mostró un comportamiento mixto. En este sentido, vemos que algunas economías han presentado cierta mejoría, aunque su recuperación sigue siendo frágil.

Por su parte, Estados Unidos continúa observándose un crecimiento de recuperación, aunque se destaca el sector industrial que se ha rezagado.

Ante ello, se ha observado un aumento en las tasas de interés de mediano y largo plazo a nivel mundial,además de mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales.

Ahora bien, si miramos la zona del euro la actividad económica dejó de contraerse, esto es un punto bueno dado que el crecimiento de las economías emergentes se ha debilitado en respuesta al menor dinamismo de sus demandas interna y externa, en algunos casos debido a vulnerabilidades macroeconómicas.

El debilitamiento de la actividad económica en México se intensificó de manera significativa durante el segundo trimestre de 2013. Este debilitamiento se dio de manera más rápida y profunda que lo anticipado y obedeció a una serie de factores adversos tanto internos como externos.

La inflación general anual disminuyó a un ritmo y en una magnitud mayores a los previstos, ubicándose en la primera quincena de agosto en un nivel cercano a 3.5 por ciento.

A esta disminución contribuyó que la inflación subyacente anual continuó con su tendencia decreciente, registrando niveles inferiores a los anticipados, por debajo de 2.5 por ciento, alcanzando mínimos históricos. Las expectativas de inflación para el cierre de 2013 han disminuido por debajo de los niveles observados antes de que se presentaran los choques de oferta durante el primer semestre del año que, como se anticipó, no generaron efectos de segundo orden sobre el comportamiento de los precios.

Volviendo al punto, la Junta de Gobierno ha decidido disminuir en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 3.75%. Hacia adelante, la Junta estará atenta a las implicaciones que sobre las previsiones para la inflación tengan tanto la evolución de la actividad económica, como la postura monetaria relativa de México frente a otros países, con el fin de estar en condiciones de alcanzar la meta de inflación señalada.

Banxico baja los tipos al 4%

(8 de marzo de 2013)

La Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido disminuir en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 4%.

De esta manera, tras largo tiempo de mantener una tasa al 4.5%, vemos cómo el Banco de México ha rebajado la tasa de interés en medio punto porcentual.

En su informe, se refiere a que la economía mundial continúa mostrando signos de debilidad.

Por su parte, si miramos a Estados Unidos se espera que el crecimiento en 2013 sea menor al registrado en 2012 y prevalecen importantes riesgos a la baja. Asimismo, se mantiene en continuidad la incertidumbre acerca del efecto que, sobre la recuperación económica, tendrán las medidas necesarias de ajuste fiscal, el saneamiento del sistema financiero europeo y la posibilidad de una mayor inestabilidad política, en particular en algunas economías de la periferia.

Así, en un entorno de menor crecimiento económico de las economías emergentes, que mantienen trayectorias a la baja de los precios internacionales de la mayoría de las materias primas y en el que se prevén menores niveles de inflación, se anticipa que la política monetaria continúe siendo acomodaticia en un gran número de economías avanzadas y emergentes.

La actividad económica en México han comenzado a mostrar una desaceleración. Esto pudo verse durante la evolución de los componentes de la demanda externa y más recientemente en los correspondientes de la interna.

Por suerte para todos nosotros, el mercado laboral actual se mantiene holgado, pese al aumento de la tasa de desempleo.

La inflación general anual presentó un aumento en febrero de 2013. Dicho incremento obedece a una mayor incidencia del componente no subyacente y se prevé que sea transitorio. La inflación subyacente anual se mantuvo ligeramente por debajo de 3% como resultado de dos factores.

Esta combinación permitiría un ajuste más balanceado para enfrentar las perturbaciones del exterior que se prevé seguirán ocurriendo, sin comprometer la convergencia gradual de la inflación al objetivo permanente de 3%.

En base a todo lo anterior, la Junta de Gobierno ha decidido disminuir en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 4.0%.

Se espera con ello reconocer el abatimiento de la inflación y se facilita el ajuste de la economía a un escenario de menor crecimiento económico e inflación.

Deja un comentario

Scroll To Top